Un centro de detención de Georgia y una cárcel de Massachusetts fueron denunciadas por condiciones inhumanas, por lo que ya no se usarán para detener inmigrantes, informó el gobierno del presidente Joe Biden.

Según información cualquier individuo que se considere debe permanecer detenido y será trasladado a otra instalación, informó el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

“Permítanme exponer un principio fundacional”, dijo Mayorkas, “No toleraremos el maltrato de individuos detenidos por delitos civiles de inmigración ni condiciones de detención deficientes”.

Cabe mencionar que También refleja un esfuerzo general por revocar las políticas antiinmigrantes que caracterizaron la política federal durante la presidencia de Donald Trump.

Por editor