En la primera quincena de enero de 2020, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo un alza quincenal de 0.27%, su incremento más alto para dicho periodo desde 2017 (producto en aquel entonces del llamado “gasolinazo”), con lo que la inflación anual llegó a 3.18%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Este repunte de la inflación fue resultado del ajuste al Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) en cigarros y gasolina de bajo octanaje, con alzas en sus precios de 7.64% y 0.55% respectivamente.
Otros productos con aumentos fueron la calabacita (25.59%), el tomate verde (20.9%), el jitomate (7.27%), y el autobús urbano (2.14 por ciento).
Por el contrario, los bienes y servicios cuya baja de precios contribuyó a contener la inflación, fueron el transporte aéreo (-28.23%), los nopales (-13.05%) y los servicios turísticos en paquete (-9.75 por ciento).
Los estados que reportaron la mayor inflación en la primera quincena del presente año fueron Aguascalientes, San Luis Potosí, Estado de México y Guerrero. Entre las entidades que reportaron una disminución, se encuentran Tabasco, Yucatán, Tlaxcala, Campeche y Baja California Sur.

Por editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.