ESTADOS UNIDOS. En medio de una feroz lluvia lateral que ya azotaba sus casas y los fuertes vientos que desgarraban sus techos ––o las lonas que cubren los agujeros en el techo que dejó otro ciclón apenas semanas–– cientos de miles de personas en Louisiana y el sureste de Texas esperaron la furia del huracán Delta. Todo en la oscuridad de la noche este viernes.

Más de 453.000 hogares y negocios quedaron sin electricidad, según el sitio web de seguimiento poweroutage.us, cuando Delta llegó a tierra como huracán categoría 2. Sus vientos que se acercaban a los 160 km/h. Desde entonces, el ciclón se debilitó a huracán categoría 1, mientras avanzaba tierra adentro.

Las condiciones a lo largo de la costa se deterioraron rápidamente a medida que Delta se acercaba. Y los meteorólogos señalaron que se debilitará rápidamente  en su movimiento adentro. Pero primero, los residentes tendrán que lidiar con varias horas de condiciones peligrosas, como una marejada ciclónica potencialmente mortal, advirtió el meteorólogo de CNN Tom Sater.

DELTA LLEGA A LOUISIANA

El centro de Delta tocó tierra a poco más de 16 kilómetros de donde el mortal huracán Laura azotó la costa en agosto. Aunque Delta no es tan poderoso como Laura, que dejó muchos daños aún sin reparar, tiene un campo de viento más amplio, explicó Sater.

Martin Savidge, de CNN, en Lake Charles, Louisiana, informó justo después de que Delta tocara tierra que la lluvia era incesante y el viento aumentaba dramáticamente.

Miles de lonas azules que cubrían los techos dañados por Laura volaban por la ciudad. Los escombros amontonados en los lados de la carretera salían disparados como misiles por el aire.

“Estamos en el centro”, dijo el alcalde Nic Hunter a CNN. “Es intenso”.

Añadió que los primeros informes indicaron que las inundaciones serían la mayor preocupación.

Para los residentes que no evacuaron, que solo recuperaron su energía la semana pasada, las luces se volvieron a apagar.

Huracán Delta deja a millones bajo vigilancia por inundaciones repentinas

Entre los peligros estaban las inundaciones cerca de la costa.

“El agua más profunda estará a lo largo de la costa inmediata cercana y al este del lugar de llegada a tierra (Creole, Louisiana), donde la marejada estará acompañada de olas grandes y peligrosas”, dijo el Centro Nacional de Huracanes.

Un medidor de nivel de agua en Freshwater Canal Locks, Louisiana, ubicado en el sur de Vermilion Parish, a casi 80 kilómetros al sur de Abbeville, Louisiana, reportó una marejada ciclónica de 2,1 metros sobre el nivel del suelo, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

El agua con un nivel tan alto se considera una inundación importante, según la agencia.

Información: CNN

Por editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.