La ciudad española de Ceuta se encuentra a 200 metros a nado desde la playa de territorio marroquí. Sin embargo, nadar con ropa puede llegar a ser agotador y muchos acaban pidiendo ayuda a una patrulla marítima de la policía española.

La vida no tiene significado para el Gobierno marroquí, ¿ves la gente que está muriendo en el mar?”, se pregunta. Ceuta, el enclave español ubicado al norte de África, ha recibido a más de ocho mil migrantes desde el lunes, cuando comenzaron los desplazamientos masivos.

Desde el lunes, migrantes hicieron el recorrido nadando por la costa desde Marruecos.

En total, más de ocho mil personas llegaron al enclave, sin embargo, cinco mil 600 han sido deportadas, anunció ayer por la tarde la delegación del gobierno español en Ceuta.

Abdelaziz Belawi, de 37 años, llegó junto con otros miles de migrantes, nadando desde la ciudad marroquí de Castillejos: “Llevo mucho tiempo sin comer”, dijo.

En distintas ocasiones intentaron forzar el acceso a la carretera que conduce hasta la frontera, incluso lanzando piedras.

Madrid recibió el apoyo y solidaridad de altas autoridades europeas.

Ayer, el vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, advirtió:  “Europa no se dejará intimidar por nadie”.

Ceuta es también una frontera europea y la falta de control por parte de las autoridades marroquíes no es algo que represente una falta de respeto hacia España, sino también hacia el la UE”, dijo el presidente Pedro Sánchez.

EPICENTRO

Controladas por España, los enclaves de Ceuta y Melilla en el norte de Marruecos son las únicas fronteras terrestres de la Unión Europea con África y habituales puntos de paso de migración irregular.

La crisis entre España y Marruecos es la más grave desde una disputa territorial por el islote de Perejil en 2002.

Por editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.