Con las peores cifras de la pandemia en todo Canadá, el gobierno de esta provincia trata de recuperar la iniciativa tras las críticas a su gestión

El primer ministro de la provincia canadiense de Quebec, el nacionalista conservador François Legault, ha anunciado la creación de una “contribución” que será cobrada a las personas que decidan no vacunarse contra el Covid-19 sin tener motivo para ello. El monto del gravamen no ha sido definido, pero será “significativo”. El cargo -puede ser visto como un impuesto o como una multa- se debe, según Legault, al coste de los no vacunados para las cuentas públicas de Quebec donde, según las cifras oficiales, el 10% de la población que todavía no está vacunada contra el Covid-19 supone el 50% de las personas que están en las UCI por Covid-19.

Legault, así pues, ha justificado su decisión en términos no solo de coste económico sino, también, de justicia social, al declarar que el cargo “es de justicia para el 90% de la población que ha hecho sacrificios [al vacunarse]. Creo que les debemos este tipo de medidas”. El primer ministro provincial no aclaró el destino de los fondos que se obtengan del gravamen.

Con esta decisión, Legault trata de recuperar la iniciativa política tras ser objeto de durísimas críticas por la gestión de la actual ola del Covid-19. El lunes, el máximo responsable de salud en Quebec, Horacio Arruda, dimitió de su cargo como consecuencia de la crisis sanitaria. Solo el lunes fallecieron 62 personas por Covid, lo que lleva la cifra de muertes a 12.028, la más alta de Canadá, en una población total de 8,1 millones de personas. Ayer por la mañana había 2.742 personas ingresadas, de las que 255 estaban en cuidados intensivos.

El primer ministro quebequés ha añadido que el ‘pasaporte Covid’ será demandado progresivamente en más establecimientos comerciales de la provincia de Quebec. La semana pasada, la prueba de vacunación pasó a ser exigida para entrar en las tiendas de bebidas alcohólicas y de marihuana y sus derivados, y próximamente lo será, también, en los centros comerciales y salones de belleza. Quebec ya tiene unos de los sistemas regulatorios más duros de Canadá para contener el Covid-19, que incluye la prohibición de que haya establecimientos abiertos de 10 de la noche a 5 de la mañana.

Quebec es la segunda provincia más poblada de Canadá, con el 22% de la población del país, y una superficie tan grande como tres veces España. Más de la mitad de ellos viven en el área metropolitana de Montreal, la segunda mayor ciudad canadiense, que ya en 2020 sufrió una devastadora primera ola del Covid-19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.