Ante la ola de críticas por el uso representaciones indígenas para celebrar su matrimonio, la hija del excandidato presidencial Barnechea asegura que se tergiversó su intención

La celebración de la boda entre la hija de un político peruano y un aristócrata español que ha causado una ola de indignación al utilizar como ambientación del cortejo nupcial y la fiesta a hombres disfrazados de indígenas —amarrados entre sí— y mujeres de largas trenzas sentadas en el suelo —que simulaban hacer trabajos con canastas y utensilios de barro— ha sido justificada por la empresaria peruana Belén Barnechea como una muestra “de lo maravilloso y culturalmente rico” que es su país. Sin embargo, para historiadores y gestores culturales, al igual que para artistas e instituciones que se han manifestado estos días sobre el polémico espectáculo, se trata de una escenificación reprobable.

“Somos un país lleno de diversidad, distintas culturas y tradiciones que han sabido convivir y unirse en un sincretismo único en el mundo. En todos los días de celebración enseñamos con amor y respeto algo del Perú, de nuestra cultura, de mi cultura”, publicó en Instagram tras la polémica la novia, hija del excandidato presidencial Alfredo Barnechea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.