El énfasis excesivo en el uso de sanciones punitivas contra las personas por incumplimiento de las normas, en lugar de apoyarlas para que las cumplan mejor, tuvo un efecto extremadamente desproporcionado en quienes ya sufrían discriminación sistemática, dijo el director de Políticas de Amnistía Internacional, Rajat Khosla.

La ONG Amnistía Internacional (AI) publicó hoy un informe que establece que “los grupos marginados, incluidas las personas LGBTI+, los trabajadores sexuales, las personas que consumen drogas y las personas sin hogar, se vieron afectados de manera desproporcionada por las restricciones por la pandemia de Covid-19”, puesto que los expusieron a más discriminación y abusos contra los derechos humanos.

AI realizó una encuesta a 54 organizaciones de la sociedad civil en 28 países, donde encontró se aplicaron multas, realizaron arrestos y encarcelamientos a grupos marginados por incumplimiento de estas medidas de salud pública. Además, “tuvieron acceso reducido a servicios esenciales, incluidos alimentos, atención médica y vivienda”.

El énfasis excesivo en el uso de sanciones punitivas contra las personas por incumplimiento de las normas, en lugar de apoyarlas para que las cumplan mejor, tuvo un efecto extremadamente desproporcionado en quienes ya sufrían discriminación sistemática”, dijo el director de Políticas de Amnistía Internacional, Rajat Khosla.

La ONG Amnistía Internacional (AI) publicó hoy un informe que establece que “los grupos marginados, incluidas las personas LGBTI+, los trabajadores sexuales, las personas que consumen drogas y las personas sin hogar, se vieron afectados de manera desproporcionada por las restricciones por la pandemia de Covid-19”, puesto que los expusieron a más discriminación y abusos contra los derechos humanos.

AI realizó una encuesta a 54 organizaciones de la sociedad civil en 28 países, donde encontró se aplicaron multas, realizaron arrestos y encarcelamientos a grupos marginados por incumplimiento de estas medidas de salud pública. Además, “tuvieron acceso reducido a servicios esenciales, incluidos alimentos, atención médica y vivienda”.

El énfasis excesivo en el uso de sanciones punitivas contra las personas por incumplimiento de las normas, en lugar de apoyarlas para que las cumplan mejor, tuvo un efecto extremadamente desproporcionado en quienes ya sufrían discriminación sistemática”, dijo el director de Políticas de Amnistía Internacional, Rajat Khosla.

El informe menciona que la organización de derechos humanos “Elementa” indicó que en México la llamada “guerra contra las drogas” permitió a las fuerzas policiales atacar a las personas que usan o poseen drogas mediante la aplicación de medidas relacionadas con el Covid-19. La organización retomó el caso de “un trabajador de la construcción, que en ese momento estaba bajo los efectos de las drogas, fue detenido en Jalisco, presuntamente por no usar cubrebocas. Días después murió bajo custodia policial y su cuerpo estaba cubierto de moretones, además tenía una herida de bala en la pierna”.

Parte de esta discriminación, según AI, se generó por culpar a los grupos marginados de infringir las restricciones de Covid-19 y de propagar el virus.

“Los gobiernos deberían haberse centrado en proteger los derechos humanos de todos y garantizar que las comunidades marginadas tengan acceso a la atención médica universal y a los servicios esenciales para su protección”, concluye Rajat Khosla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.