Un hombre ha repoblado una especie rara de mariposas en su propio patio trasero en San Francisco, California, después de que la urbanización disminuyera considerablemente la población de las mariposas.

La cola de golondrina de California tiene alas llamativas e iridiscentes de color azul, por lo que es una de las especies más valiosas e importantes que se encuentra en el área de América del Norte.

Esta impresionante mariposa ha prosperado durante siglos en San Francisco, en la llamada Área de la Bahía. Sin embargo, debido a la urbanización durante la década de 1900, esta especie de mariposa en particular comenzó a desaparecer.

Triste por esta noticia, Tim Wong, biólogo acuático de la Academia de Ciencias de California, ha hecho la repoblación de esta especie de mariposa su prioridad y misión principal en la vida.

En 2012, Tim comenzó a investigas la cola de golondrina de pipa y esto implicaba buscar su única fuente de alimento, que es un tipo particular de planta. Sin embargo, junto con este tipo de mariposa, la planta también estaba desapareciendo.

Motivo por el cual Tim decidió ir al Jardín Botánico de San Francisco para ver si sería posible tomar algunos recortes de esta planta, ya que sería crucial para que su proyecto pudiera funcionar. Después de obtener el permiso, Tim propagó la planta en su patio trasero y se concentró en regar cuidar y desherbar hasta que creó el paraíso perfecto para la mariposa en cuestión.

Un hombre ha repoblado una especie rara de mariposas en su propio patio trasero en San Francisco, California, después de que la urbanización disminuyera considerablemente la población de las mariposas.

Para que el proyecto de Tim fuera exitoso, necesitó crear un recinto que brindó protección a la especie en contra de los depredadores y además les permita aparearse.

Después de que terminó de construir el hábitat, Tim exploró veinte orugas de varias residencias de la ciudad. Una vez que estuvieron las especies reunidas, Tim las transportó cuidadosamente a su patio trasero.

Luego de seis semanas, las hambrientas orugas se habían transformado por fin en hermosas mariposas, y las hembras habían puesto pequeños huevos rojos que se depositaban en los tallos de las plantas de pipa. Entonces Tim se dio cuenta que su proyecto fue un gran éxito.

Unas cuantas generaciones después, las mariposas habían comenzado a multiplicarse dramáticamente. Esto significaba que Tim ya no tenía espacio para guardarlos a todos. Para resolver este conflicto, Tim donó algunas de las orugas al Jardín Botánico donde se originó la comida para la especie.

Un hombre ha repoblado una especie rara de mariposas en su propio patio trasero en San Francisco, California, después de que la urbanización disminuyera considerablemente la población de las mariposas.

Cada varios meses, Tim descubrió que las mariposas aumentarían por miles.

Tim dijo ante medios locales: “Mejorar el hábitat para la fauna nativa es algo que cualquiera puede hacer. La conservación y la administración pueden comenzar en tu propio patio trasero”.

Por editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.