Pese a ser falsamente acusado de despojo de 5 predios en Tulum, el empresario Rogerio Eduardo Dos Santos logró la restitución de sus bienes; indagan a Carlos Maximiliano Romero Sierra

El Juzgado 4 de Distrito con sede en Cancún resolvió un caso de despojo de tierras en Tulum, en el que Carlos Maximiliano Romero Sierra y/o Carlos Maximiliano Romero y Sierra pretendía apoderararse de 5 predios propiedad de Rogerio Eduardo Dos Santos, dueño de Gran Xel-Ha.

De acuerdo con el expediente 855/2015, Eduardo Dos Santos, mexicano de origen brasileño, fue despojado por Romero Sierra desde 2014 de los predios ubicados en el corredor turístico Tulum-Playa del Carmen, con 15 sujetos armados.

Sin embargo, la intervención de la, en ese entonces, Procuraduría de Justicia de Quintana Roo, se logró la detención de tres sujetos y el inicio de la averiguación previa PGJE/DRAPRM/AMP/TULUM/637/2014, por el delito de despojo, de la que derivó la causa penal 314/2014.

Con el retiro de los sellos, el predio pasó a la posesión plena de Rogerio Eduardo Dos Santos
Con el retiro de los sellos, el predio pasó a la posesión plena de Rogerio Eduardo Dos Santos

Los predios, ubicados en los kilómetros 243 a 244 de la Carretera Federal 307, donde se comprobó que Romero Sierra no pudo acreditar los límites y deslindes de los predios, que según él, había adquirido mediante la simulación de un contrato de arrendamiento.

Tras el pleito legal que duró varios años y diversas acciones jurídicas, el perito Florentino Ramírez Sánchez determinó que no era posible determinar el croquis de ubicación de los lotes que presuntamente Romero Sierra había adquirido a Pablo Kinil Canul.

Sin embargo, con la documentación aportada por Rogerio Eduardo Dos Santos, dueño de Gran Xel-Ha, se confirmó plenamente las colindancias y límites de los predios asentados bajo las escrituras públicas 39133, 39134, 39138,39137 y 39135, se ubican tanto físicamente como técnicamente .

Cabe destacar que Romero Sierra había simulado la compra venta de los predios justificando una posesión de los lotes por parte de Pablo Kinil Canul, sin embargo, la  Dirección del Archivo General Agrario, que acredita la inexistencia del Título de Propiedad número 422072, que originó la falsa compra venta.

Pese a las pruebas documentales y el fallo en contra, Carlos Maximiliano Romero Sierra intentó apoderarse de nuevo de los predios en octubre de 2018, en esta ocasión ingresando 80 sujetos armados a los mismos.

Este hecho derivó en una nueva carpeta de investigación asentada bajo el número FGE/QR/AMPTUL/UITUL/10/881/2018, ante la Fiscalía de Quintana Roo, de la que derivó la devolución de los predios a Rogerio Eduardo Dos Santos, dueño de Gran Xel-Ha.

Tras el pleito legal, en el que Carlos Maximiliano Romero Sierra acusó a Dos Santos de desaparición forzada de personas, despojo, privación de la libertad, homicidio en grado de tentativa y portación de armas de fuego, un nuevo peritaje documentado con el fallido despojo permitió aclarar el asunto.

A ante ello, el 20 de abril de este año, la Fiscalía Especializada determinó que con base en la indagatoria asentada en la Carpeta de Investigación FGE/QR/AMPTUL/UITUL/10/881/2018, restituir los bienes a GRAN XEL HA, tras acreditar “la debida y legal propiedad y posesión pacifica de los mismos”.

Por editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.