Un aumento en el número de comensales en la industria restaurantera en este diciembre, no significará la salvación económica, sino apenas “salir tablas y dejar de operar con pérdidas”, aclaró Juan Carlos Hernández, dirigente de la Canirac.

Incluso, puntualizó que sería prematuro contratar más personal, ya que no hay certeza del flujo de visitantes que se arriben al destino, además de tener el control del semáforo epidemiológico.

“Estamos trabajando con las plantillas básicas, porque llevamos a cabo los protocolos de seguridad y nuestra campaña de “Estamos Cubiertos”. Y además nos apegamos al foro y los horarios que tenemos permitido”, precisó.

Los integrantes de la Canirac implementaron desde hace varias semanas, un programa de 20 puntos, para garantizar el menor riesgo de contagio Covid-19 para sus clientes y sus propios empleados.

Por lo que respecta a las obras de remodelación en la Quinta Avenida, Juan Carlos Hernández confió en que como prometió la autoridad municipal, estén concluidas el 23 de diciembre.

“Tenemos optimismo en recuperar esa alegría y la vida en nuestra Quinta Avenida. Vamos a brindar la mejor calidad en nuestras bebidas y alimentos para que los turistas se vayan con un buen sabor de boca”, añadió.

Por editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.