El enviado especial de EL PAÍS, Cristian Segura, explica cómo inmigrantes asiáticos y africanos denuncian racismo en su intento de salir del país

Dos maneras de salir del país, dos velocidades en función de la raza o la nacionalidad. En Medika, frontera de Ucrania con Polonia, no todos pueden escapar de la guerra de la misma manera. Centenares de inmigrantes que vivían en Ucrania procedentes de África o Asia Central se están encontrando con colas interminables para poder llegar hasta la puerta que les da acceso a Polonia. Junto a esta cola de salida, otra reservada para los ucranios que avanza más rápido, sin esperas eternas.

Desde el viernes, por otro lado, han comenzado a aumentar los mensajes que hablan de ciudadanos de diferentes países africanos que no pueden abandonar el territorio invadido porque en los Estados vecinos les niegan la entrada. En redes sociales empiezan a aparecer testimonios que están visibilizando esa situación. Este lunes, la propia Unión Africana usó las redes sociales para lanzar un comunicado con su preocupación al respecto, informa Planeta Futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.