Al inicio de la emergencia sanitaria se realizaron sólo trasplantes urgentes o asignaciones prioritarias, es decir, en personas en condiciones críticas que requerían un corazón, un hígado, un riñón o córnea, así como en pacientes pediátricos.

El director general del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), José Salvador Aburto Morales, señaló que a dos años de la pandemia, México ha ido recuperando su capacidad de atención y seguimiento a la donación y trasplantes de órganos y tejidos; durante 2021 casi se duplicó la recepción de órganos y tejidos por parte de donantes con respecto a 2020, al pasar de 666 a mil 156. En tanto, las intervenciones quirúrgicas se incrementaron de mil 847 a tres mil 457 en el mismo periodo.

En la conferencia “Trasplante en épocas de crisis sanitaria en Latinoamérica”, destacó que entre 2020 y 2021, la pandemia impactó negativamente la realización de trasplantes de órganos y tejidos. En la actualidad, el avance de la vacunación y la reducción de contagios permite la recuperación de estos procedimientos.

Aburto Morales comentó que el covid-19 es factor de riesgo de complicación y muerte para personas que han recibido un órgano, sobre todo en quienes no han sido inmunizadas. En el 2020 –cuando México aún no contaba con disponibilidad de vacunas-, fallecieron 26.5 por ciento de las personas trasplantadas que se contagiaron de SARS-CoV-2. Al inicio de la emergencia sanitaria se realizaron sólo trasplantes urgentes o asignaciones prioritarias, es decir, en personas en condiciones críticas que requerían un corazón, un hígado, un riñón o córnea, así como en pacientes pediátricos.

Esto se debió a que en ese momento especialistas en este tipo de intervenciones quirúrgicas enfocaron su energía y conocimientos en la atención de covid-19. Además, algunas de las personas potencialmente donantes se contagiaron y no pudieron continuar el procedimiento. En el periodo de referencia, el Cenatra en conjunto con integrantes del Subsistema Nacional de Donación y Trasplantes promovieron estrategias para optimizar y mejorar la atención -especialmente de las personas que no cuentan con seguridad social-, a través de la conformación de redes integradas y regionales de servicios; y se estableció un sistema universal de distribución, asignación y trasplantes.

Salvador Aburto detalló que 22 mil 921 personas están en lista de espera de un órgano o tejido. El corazón, hígado, riñones y córneas son los de mayor demanda, es decir, los que las personas más requieren para mejorar su salud o incluso, sobrevivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.