Si bien tiene turistas todo el año, hay meses que son ideales por el clima y otros por los precios.

Playa del Carmen es uno de los destinos preferidos por los argentinos en el Caribe. Ubicado en la Riviera Maya, en Quintana Roo, tiene playas soñadas, buena infraestructura y un lindo centro para pasear; y es un lugar conveniente para hacer base y visitar ruinas, islas y cenotes.

Si bien hay actividad turística todo el año, algunos meses son mejores que otros para viajar, sobre todo por los días de sol. Y aunque el buen clima equivale a precios más altos, hay momentos en los que se pueden aprovechar las playas con algunas ofertas y sin tantos turistas.

Cómo son las temporadas en Playa del Carmen

La temporada alta va de diciembre a abril. Durante esos meses (invierno y parte de la primavera boreal), el clima es soñado, con temperaturas templadas y tardes fresquitas. Es la época con más gente en las playas y tarifas más altas en los hoteles.

Los picos en cuanto a olas de turistas son en diciembre, por las Fiestas de fin de año; en marzo, por spring break (una semana libre que tienen los estudiantes en Estados Unidos al comienzo de la primavera, y que aprovechan para escapar al calor y salir de fiesta); y en abril, por Semana Santa.

Por su parte, la temporada media transcurre en los meses de julio y agosto, durante las vacaciones de verano en México. El clima no es el mejor (hay algunas lluvias y mucha humedad, sobre todo en agosto) pero la visitan muchos turistas nacionales y también algunos internacionales.

Y la temporada baja se divide en dos partes: mayo y junio, meses de lluvia y de aparición del sargazo en las playas; y de septiembre a noviembre (otoño boreal), con la temporada de huracanes a pleno, vientos fuertes y lluvias. Eso sí: hay grandes descuentos para viajar.

Cuándo conviene viajar a Playa del Carmen

La temporada alta es el mejor momento para visitar Playa del Carmen por el clima, pero hay que planificar el viaje con mucha anticipación y no esperar tranquilidad en la costa. ¿Un mes ideal? Enero, que no registra picos de turistas por fiestas.

Si la idea es conseguir mejores precios, un buen mes para viajar es noviembre, cuando las lluvias empiezan a dar paso a los días de sol y todavía hay pocos viajeros y, por lo tanto, mejores precios en hoteles y restaurantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.