Djokovic se cita con Nadal en Roland Garros tras dejar en
el camino a Tsitsipas y Schwartzman, respectivamente

El número uno del mundo, Novak Djokovic, chocará con Rafael Nadal, que suma 12 títulos en París, en la final de Roland Garros, luego de derrotar al joven griego Stefanos Tsitsipas (6º ATP) en cinco sets; 6-3, 6-2, 5-7, 4-6 y 6-1

en casi cuatro horas este viernes.
A los 34 años, Nadal está a solo una victoria de igualar el récord de veinte títulos de Grand Slam que ostenta Roger Federer.
A los 33, Djokovic tiene la oportunidad de convertirse en el primer jugador de la era Open, y solo el tercero de la historia, en ganar al menos dos veces cada uno de los cuatro torneos del Grand Slam.
Durante más de dos horas Djokovic se mostró implacable, pero cuando servía para ganar, con 5-4 en el tercero, las cosas cambiaron por completo. El serbio incluso dispuso de una bola de partido que no aprovechó.
Tsitsipas por fin rompió el saque de Djokovic, en su 11ª bola de ‘break’, tras 2 horas y 12 minutos de juego.
A partir de entonces fue Djokovic el que era incapaz de convertir sus opciones de rotura, con un Tsitsipas quirúrgico en este ejercicio. El griego se situó 2-2.
El debut del set decisivo siguió la misma dinámica. Djokovic desaprovechó dos bolas de rotura y perdía 1-0 pero no se dejó llevar por la frustración y ganó los seis juegos siguientes para sellar el triunfo tras tres horas y 45 minutos.
Tras perder el tercer set, estaba todavía ahí mentalmente, me dije que tenía todavía el control del partido. Él jugaba bien, pero yo estaba sólido”, dijo el número uno.
NADAL SE ENGRANDECE
Rafael Nadal jugará por su título 13 de Roland Garros el domingo tras derrotar, ofreciendo su mejor versión, al argentino Diego Schwartzman por 6-3, 6-3 y 7-6 (7-0), en 3 horas y 9 minutos de juego.
“Es un momento muy difícil y les doy las gracias. Estar en la final de Roland Garros es muy especial. Gracias a mi familia, que ha venido hoy, es un momento muy bonito para mí”, señaló Nadal.
La meteorología dio una tregua en el Roland Garros de las tormentas y se quedó una tarde casi primaveral, con Sol y unos 17 grados. El español no iba a desaprovechar el regalo, con una exhibición ante el jugador que le batió en la tierra batida de Roma hace tres semanas.
Entonces las condiciones eran más pesadas, con humedad y algo de frío, como venían siendo en París, lo que favorece el tenis de bolas planas del argentino, además de ayudarle a defender la poderosa derecha de Nadal.
Por esto, el español lo había señalado como favorito para este viernes. Pocos le creyeron. Borró sus propias palabras en la pista y apagó con rotundidad el juego del ‘Peque’, fundido y sin ideas para hacer daño al gigante.
Únicamente en el tercer set, sin nada que perder y con el sol poniéndose, el ‘Peque’ fue capaz de alargar la batalla, dando réplica en las roturas a Rafa, que finalmente encontró la salida en el ‘tie break’.

Por editor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.