En 2020, hubo 7 mil 931 muertes secundarias por cáncer de mama; sin embargo, debido a la pandemia por COVID-19, la Secretaría de Salud informó que en sus unidades médicas disminuyó 40% la exploración clínica de las mamas.

En México se reportaron 29 mil 929 casos nuevos y 7 mil 931 muertes secundarias por cáncer de mama durante el 2020. Desde hace 15 años, este tipo de cáncer es la primera causa de fallecimiento por tumor maligno en las mujeres, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud.

Según el Instituto Nacional de Cancerología (INCAN), en los últimos años el 15% de los fallecimientos por tumores malignos en mujeres de 20 años y más fueron por cáncer de seno, mientras que el 30.9% de los tumores malignos diagnosticados al mismo grupo etario son mamarios.

El cáncer de mama es el tipo de cáncer más común a nivel global y afecta a mujeres de cualquier edad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que cada año se detectan 1.38 millones de nuevos casos y fallecen 458 mil personas por esta causa.

En 2020, debido a la pandemia por COVID-19, la Secretaría de Salud informó que en sus unidades médicas disminuyó 40% la exploración clínica de las mamas que realiza el personal capacitado, y la mastografía de tamizaje/diagnóstico se redujo 50% a nivel nacional.

Explicación y síntomas

El cáncer de mama se desarrolla debido a la aparición de un tumor maligno en las células de las glándulas mamarias. Este puede invadir tejidos circundantes o propagarse a áreas distantes del cuerpo, informó el INCANEste tipo de cáncer afecta en un mayor porcentaje a mujeres; sin embargo, existen posibilidades, aunque considerablemente menores, de que los hombres también puedan padecerlo.

Algunos de los síntomas del cáncer de mama, de acuerdo con Mayo Clinic, pueden ser:

  • Un bulto o engrosamiento en la mama que se siente diferente al tejido que la rodea.
  • Cambio de tamaño, forma o aspecto de una mama. O bien, cambios en la piel que se encuentra sobre la mama, como formación de hoyuelos.
  • La inversión reciente del pezón.
  • Descamación, desprendimiento de la piel, formación de costras y pelado del área pigmentada de la piel que rodea el pezón o la piel de la mama.
  • Enrojecimiento o pequeños orificios en la piel que se encuentra sobre la mama, como la piel de una naranja.

Algunos factores de riesgo que incrementan el riesgo de padecer cáncer de mama son el historial médico de la paciente, la genética, hábitos como fumar o tomar alcohol en exceso, e incluso la obesidad.

Según el Instituto Nacional de Cancerología, otros factores pueden ser el envejecimiento, ya que la edad influye de manera significativa en el desarrollo de la enfermedad; también los antecedentes familiares, si hay historial familiar sobre personas que hayan desarrollado este cáncer las posibilidades aumentan; e incluso el periodo menstrual, el inicio temprano de la menstruación o tardío de la menopausia pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad.

De la misma forma, hay factores de riesgo por estilo de vida: maternidad tardía, terapia hormonal después de la menopausia, uso de anticonceptivos orales y la falta de actividad física.

Prevención: cómo detectar el cáncer de mama

No obstante, algunas personas desarrollan cáncer de mama aún sin factores de riesgo conocidos, por lo que la Secretaría de Salud federal recomienda la autoexploración mensual desde los 20 años.

A su vez, a partir de los 25 años acudir anualmente a exploración clínica de las mamas y realizar una mastografía cada dos años, desde los 40 y hasta los 69 años.

En el sitio de Mayo Clinic se aconseja también realizar cambios en la vida cotidiana, para reducir el riesgo de la enfermedad. Algunos de ellos son: hablar con el médico de cabecera para consultar cuándo se pueden iniciar las pruebas y análisis de detección; familiarizarse con las mamas durante las autoexploraciones; limitar la terapia con hormonas posmenopausia; y beber alcohol con moderación, así como mantener una dieta balanceada.

Para aquellas mujeres con alto riesgo, aquellas que tienen antecedentes familiares, mutaciones genéticas o estuvieron bajo radioterapia en el tórax, el INCAN recomienda realizar una mastografía de diagnóstico, una resonancia magnética y una biopsia.

En caso de tener cualquier duda sobre cómo realizar la autoexploración mamaria se puede ingresar a la siguiente página de Salud federal: http://bit.ly/3AU992s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.